Encuentros de Juego Psicomotriz

Facilitamos la creación de un espacio y un tiempo compartido para acompañar a las familias en el camino de la crianza, el juego y los aprendizajes tempranos de sus hijas e hijos hasta los 2 años.

Nos despierta especial interés contrastar la práctica del grupo con la experiencia y observación de la vida cotidiana. Esto lo hacemos a través de filmar a los bebés y hacer un visionado conjunto que nos permite tomar consciencia de la acción educativa y vinculante del bebé consigo mismo, con los iguales con los adultos y con los materiales y el entorno.

Tanto en la atención individualizada como en grupo hacemos una primera observación (dos sesiones) con unas pautas pedagógicas y la orientación de una guía-cuestionario que permite practicar la observación durante un tiempo determinado que va aumentando progresivamente.

En función de esta primera observación las familias deciden su participación y compromiso con el curso completo (septiembre-junio), teniendo en cuenta que la matrícula está abierta y se pueden incorporar en cualquier momento del año, cualquiera que sea la edad del bebé.

La propuesta se basa en el juego libre y acompañamos desde una mirada respetuosa y consciente los aprendizajes teniendo en consideración la edad biológica y madurativa, la relación consigo mismos y con los iguales, la interdependencia con los otros adultos, la potencialidad de manipulación de materiales de juego y estructuras espaciales, y la relación con las propias emociones.

Algunos de los temas que podemos abordar son: Cómo aprenden las niñas y niños, cuáles son sus necesidades auténticas y cómo cubrirlas; la importancia del juego y la actividad espontánea; cómo acompañar la actividad esencial de la infancia en casa; la relación niña/niño-adulto y cómo generar relaciones de respeto mutuo; los límites, la libertad y la conquista de la autonomía; cómo elegir un Centro Educativo: premisas esenciales a tener en cuenta; la participación de las familias en la escuela o el proyecto educativo.

 

Modalidades:

  1. Acompañamiento familiar a domicilio
  2. Acompañamiento a Grupos de Crianza

Algunos de los contenidos que abordamos a lo largo de la observación son:

  • Los límites en libertad.
  • Su tiempo, nuestro tiempo: auto-regulación.
  • Los micro-aprendizajes y la vida cotidiana.
  • Mareas e Improntas.
  • Los temperamentos y la sensibilidad
  • El juego psicomotriz. Jugar sin juguetes.
  • Comunicación y lenguaje.

Grupo de 0 a 9 meses, o hasta el inicio del gateo

“La Mantita” es el nombre que recibe el espacio físico que ocupamos para trabajar con los bebés, anterior al gateo. Utilizamos una manta en el suelo, preferiblemente de un solo color, de textura suave y acolchada, sin dibujos ni adornos adheridos. Es el espacio fundamental de relación entre el bebé y el adulto, es un tiempo de dedicación exclusiva a la práctica de la escucha activa, la observación y el acompañamiento consciente, así como el juego primario y los primeros elementos de comunicación y lenguaje.

Grupo de 9 a 15 meses, o hasta el inicio de la bipedestación

Los gateadores son los bebés que han comenzado un desplazamiento seguro con cuatro puntos de apoyo y para los que el espacio cobra una nueva dimensión. La Mantita apenas es utilizada, excepto en momentos de juego en que permanecen sentados.

Empiezan las ganas de sostenerse en bipedestación agarrados a algún elemento firme y, por tanto, hemos de hacer la segunda adecuación del entorno más cercano (estanterías, cajones, enchufes, etc.). Los recursos son el entorno de vida cotidiano. Empiezan los primeros pasos con apoyo hacia la bipedestación.

 Grupo de 15 a 24 meses, o hasta el inicio y consolidación de la marcha

Los caminadores son bebés que se desplazan prioritariamente en bipedestación sin apoyo. Con el tiempo madurativo afianzan su marcha y se amplían los recursos para sobrepasar obstáculos, bajar escaleras, subir rampas, saltar, etc. Se hace necesario atender a una nueva adaptación del entorno y procurar que haya retos sin peligro. Se amplia la actividad de juego en cualquier tiempo y espacio de la vida cotidiana, y aumenta la riqueza de matices en la comunicación y el lenguaje. Algunos de los materiales de juego en este momento del desarrollo es el juego heurístico.

Consultar calendario. También puedes organizar tu propio grupo y llamarnos, nos desplazamos a vuestro lugar de encuentro.

contratar acompañamiento

Testimonios

““Al pensar en la experiencia de “Educar La Mirada” recuerdo a mi hijo libre para moverse desde sus primeros meses; como ha ido aprendiendo a darse la vuelta, a descubrir sus manos, a coger objetos, a levantar la cabeza estando boca abajo, reptar, sentarse, y ahora a gatear. Poder compartir estos descubrimientos a su altura, tumbada o sentada junto a él. El acompañamiento de Méme me ha ofrecido seguridad, comprensión de mis miedos como madre primeriza, también muchos momentos de ternura compartidos. Poder hablar de las dudas, de estos temores, en un ambiente muy tranquilo, seguro, armónico. Todo también muy intuitivo y, sobre todo, confiando en que mi pequeño puede ir aprendiendo a su ritmo, y que así afianza mucho mejor todos los procesos.””

Paula y J.Seguridad y Comprensión de mis miedos como madre

““L’experiència amb “La Mantita” a Educar La Mirada , la vaig començar quan la meva filla tenia 6 mesos i ara en té quasi 8 i segueixo en el projecte. Aquests dos mesos m’han estat molt útils sobretot per a tenir eines per a observar amb atenció la meva filla en el seu desenvolupament evolutiu i els seus aprenentatges i per tant anar posant les eines i recursos al seu avast per a què pugui seguir el seu propi camí evolutiu. M’ha permès una distància necessària entre les dues; d’una banda perquè tot i ser un nadó ara veig que necessita el seu propi espai a terra per al seu desenvolupament natural psicomotriu i lliure i de l’altra perquè jo també necessito certa distància i cuidar-me. Això vol dir que com a mare que ho vol fer “lo millor possible” de vegades em descuido de mi i això no ajuda en la nostra relació materno-filial.[…] També gaudeixo d’un temps comú amb altres mares i nadons que durant una estona practiquem i se’ns donen recursos per a relaxar el cos, la ment i això ajuda a adquirir més presència i des d’aquí poder observar millor les necessitats de la meva filla com també ella en detectar-me més descansada i tranquil·la també està més centrada en ella mateixa i les seves tasques a la mantita.”

Laura“Una distància necessària entre les dues”

“[…] Aprendimos a observarla y, lo que es más importante para mí, aprendimos a dejarla crecer y descubrir el mundo por sí misma. Ahora es una niña […] que muestra gran seguridad y confianza en sí misma y en nosotros. Aprendió a moverse en el suelo, a gatear, a escuchar voces, sonidos y a vernos a su altura. Se entusiasmó poniéndose de pie y siendo capaz de alcanzar nuestro espacio, ahora casi a nuestra altura. Durante este tiempo he sido consciente de detalles curiosos. En el ámbito espacial aprendió límites sin imposición, sus límites naturales. Y creo que el resultado es su prudencia en el movimiento. Me encanta verla, casi desde que empezó a andar, tanteando, probando, sintiendo que su pie está firme para dar sola el siguiente paso por una escalera. Jamás le prohibimos bajarla, le animamos y le acompañamos a hacerlo. Y nunca se lanzó por ellas. Cuando paseamos por la montaña va solita, camina, mira las piedras, tropieza y siente que tal vez el siguiente tramo es difícil y pide la mano para seguir. Después, el consabido “ahora yo solita” y seguimos caminando. Tiene carácter y defiende su espacio y su identidad. Es Alma, lo tiene claro (no deja que le llamen Almita!). Y eso también es fruto de ese darle espacio para sentir su importancia como persona. Y de forma natural, igual que lo recibió, expresa cariño, con gestos y palabras. Sin dudas, sin vergüenzas.
Y si me tomo al pie de la letra “La Mantita”, ese espacio en el suelo para el juego y el autoaprendizaje, ahí seguimos: en su habitación y en nuestra sala, hay un espacio abierto en el centro para estar en el suelo, en contacto con la tierra, para sentarnos y jugar, hacer “gimnasia”, leer cuentos. Un espacio limitado por las alfombras, que nos hacen sentirnos cómodos y calentitos, apreciándolo.[…]Gracias.”

SIlviaDarle espacio para sentir su importancia como persona

Los horarios y calendario de realización se concretan en cada centro educativo con la persona responsable.
Todas las formaciones y asesoramiento se realizan en cada centro educativo.
Hacemos formación a medida, consultoría online y telefónica.